El Gobierno Nacional admitió que redujeron la compra de vacunas

El Gobierno Nacional admitió que redujeron la compra de vacunas

Un informe realizado por la Secretaría de Gobierno de Salud, que fue realizado ante el pedido de la comisión de Salud y Acción Social de la Cámara de Diputados de la Nación confirmó que desde 2016 se compran menos vacunas y que las disminuciones más importantes se dieron en las inmunizaciones pediátricas contra las hepatitis virales.

El diputado tucumano Pablo Yedlin, quien es vicepresidente de esa comisión y autor de la Ley 27491 -sancionada en el año y que entiende a la vacunación como “un bien social”- confirmó a Ámbito que el pedido a la secretaria a cargo de Adolfo Rubinstein “fue realizado a raíz de los reclamos recibidos desde distintas provincias por faltantes o tardanzas en las vacunas, situación que se arrastra desde el inicio de esta gestión, desde que el ministro de Salud de la Nación era Jorge Lemus”.

Yedlin indicó que en el cuerpo del informe no se hablaba de reducción de dosis adquirida, sino de la complejidad del proceso de compras de vacunas, “algo que se sabe desde siempre, ya que los millones de dosis se adquieren a través de un fondo rotatorio de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el 80% de los insumos son importados y requieren de cadena de frío”. Sin embargo, desde hace dos años se dan situaciones graves, principalmente en las vacunas contra la hepatitis pediátricas.

Cada año nacen 700 mil niños en el país. Por ende, desde 2005 se compraba este número de dosis para las vacunas de la hepatitis A, que se da a los 12 meses de vida y la hepatitis B, que se aplica al momento de nacer para prevenir una posible transmisión de madre a hijo, pero tanto este año como el anterior se adquieron 401.000 vacunas contra la hepatitis A, lo que deja a casi 300.000 niños sin cobertura”, indicó el vicepresidente de la comisión de Salud y Acción Social de la Cámara de Diputados.

“Lo mismo pasa con la vacuna de la hepatitis B, que se da al momento del nacimiento para evitar una potencial transmisión de madre a hijo. Para esta inmunización se compraron 300 mil dosis este año, por lo cual la situación es aún peor”, agregó Yedlin.

A su vez, el diputado tucumano aclaró que en algunos casos “se compraron las dosis adecuadas de las vacunas, pero llegaron tarde, lo que se traduce en oportunidades perdidas a la hora de vacunar, porque no todas las madres pueden regresar a los centros”, indicó.

En concreto, mencionó el caso de la vacuna contra el VPH, cuya distribución fue irregular. A su vez, la vacuna antigripal “llegó a Tucumán en abril cuando debía haberlo hecho en febrero”, pero llamó a todos los grupos los grupos de riesgo a recibir la vacuna, ya que están a tiempo.

“Estos retrasos lo atribuimos a problemas de gestión, ya que hasta que no se pagan las vacunas no son entregadas. Más si tenemos en cuenta que la vacuna de la gripe se produce en Argentina, sólo el insumo es importado”, señaló.

Yedlin indicó que con la ley aprobada el año pasado, que garantiza la gratuitad y la disponibilidad de las vacunas “tuvimos la tranquilidad de que quede asentado de que el Estado, a través del Ministerio de Salud, fuera el responsable de las compras, algo que ya ocurría pero que nunca había quedado asentado”.

Con todo, tras los reclamos se solicitó el informe. “Vamos a volver a insistir para que estas situaciones se regularicen en el 2020, ya que las compras de vacunas se realizan con un año de anticipación y todavía estamos a tiempo”, concluyó.

Fuente: Ámbito.com