Sara Figueroa recibió la visita de Pablo Yedlin en el estreno de su puesto de venta de empanadas

Sara Figueroa recibió la visita de Pablo Yedlin en el estreno de su puesto de venta de empanadas

Pablo Yedlin  visitó a Sara Figueroa, destacada e histórica campeona nacional de la empanada, que recientemente inauguró las instalaciones de su puesto de venta en la feria del paseo lindero a la Casa Histórica de la Independencia.

 “Hemos venido a compartir con Sara un momento y desearle el mejor de los éxitos en este nuevo local; además le dieron su quiosquito móvil para que ella pueda vender frente a la Casa Histórica. Así, seguimos a cada tucumano  y cada símbolo que tiene la provincia que son motivo de orgullo y de atracción turística”, destacó el precandidato, quien estuvo acompañado por su hermano Gabriel, ministro de Desarrollo Social.

Sin embargo,  Yedlin señaló que “este es un año muy difícil y complejo desde el punto de vista social, económico y político, pero nuestro objetivo  es que los tucumanos estemos mejor y vamos a seguir trabajando para que en nuestra provincia haya trabajo, los chicos tengan clase y la salud pública sea la mejor de país. Ese es el desafío”.

Figueroa de 88 años, tiene un nuevo espacio para comercializar sus clásicas empanadas, famosas en el país, merced al acompañamiento del Ministerio de Desarrollo Social.

En ese sentido, Gabriel Yedlin señaló: “En el marco del 9 de julio visitamos a Sara, que es un emblema de Tucumán y la venimos acompañando desde la Dirección de Adultos Mayores y la ayudamos para que tenga un espacio más adecuado para poder preparar y vender sus empanadas. Junto con las  cooperativas del programa Argentina Trabaja se realizó una obra para que el lugar esté más adecuado y seguro. Invitamos a los Turistas que entren a la feria y conozcan el puesto de Sara. Es otra manera  de hacer patria y la patria es la gente”.

En tanto, Figueroa se mostró agradecida y emocionada: “Agradezco a Pablo y al ministro, ahora tengo un lugar para trabajar con tranquilidad. Mucha gente me conoce y compra las empanadas. Antes andaba en la calle vendiendo y con esta ayuda tengo mi puesto”.

Reveló además el secreto de una buena empanada: “Hay que elegir un matambre tierno, hervirlo no  muy cocinando mi muy duro tampoco, se pica  en pequeños cubos, se le pone cebolla verde. Yo muelo en un mortero el comino, la pimienta y el ají, para que conserve su aroma y su sabor. El arte lo aprendí de mi madre, que murió a los 104 años”.